miércoles, 18 de octubre de 2017

DIGITAL ECONOMY, A REALITY WITH A HIGH IMPACT

“Who innovates, begins to lose, who does not innovate, ends up losing”. Guillermo Beuchat




According to Carmen Cuesta from BBVA Research, the information age began in the 50´s, with the entry into operation of the first computers, which started the change from analog to digital.

However, only until the last two decades the radical changes brought by information and communication technologies have taken place and brought to our society a true industrial revolution.

According to the Organization for Economic Co-operation and Development (OECD), the digital economy is defined as the result of a process of transformation triggered by Information and Communication Technologies (ICT). This revolution made technologies cheaper and broadly standardized them, improving business processes and driving innovation in all sectors of the economy (OECD, 2015).

The impact of digital revolution on the world economy is really relevant considering that in the G-20 countries the digital economy was expected to generate 4.2 trillion dollars by 2016. In Europe, it could contribute 4% of GDP, in Colombia 6.12% and in the United States already represents 6% of GDP. (Towards a measurement of the Digital Economy in Colombia, August 2016).

On this occasion, instead of referring to the economic fact itself, I´m going to point out the impact it has on economically active people. At the beginning of 2016, the World Economic Forum estimated that seven million jobs will be lost in the fifteen largest countries in the world before 2020. This phenomenon is motivated by automation, disintermediation and the redundancy of tasks and processes.

Nevertheless the creation of new jobs will also take place, especially in more technical and specialized professions such as mathematics, computational engineering and technology systems architecture.

Clearly, not all professionals will survive this natural selection motivated by the fourth industrial revolution, therefore it is of vital relevance to illustrate the skills and training that will be decisive in this new work context.

Nowadays we are experiencing a rapid technological change that dramatically affects the traditional business models, therefore the market will require experts in analytics, artificial intelligence, automation, virtual reality, Big Data, Data Mining; among others.

Technicians in computer technology, specialists in analytics, software developers, philosophers, pure mathematicians; will play a leading role in the digital age. We are going to witness a phenomenon that can be called “The Nerds revenge". These professionals will appear on the scene as the great privileged that all companies want to have. Those formerly discriminated and victims of bullying, will be considered as the new owners of the work scenarios. Far from being despised characters, will become a pride to which all want to belong and just a few will be accepted.

On the other hand, under these new circumstances competencies and skills such as flexibility will be highly appreciated. Professionals that handle change well and that are able to perform different functions and tasks will be highly appreciated. The market requires workers able to either be leaders or member of specific projects, who do not have difficulties with moving to different countries and adapting easily and quickly to different types of cultures.

Likewise, the ability and willingness to learn and unlearn will be crucial in the digital age. Technology and business models continuously change, and if individuals are not in a continuous learning process, the relevance of the company´s value proposition can be destroyed in the blink of an eye.

Strategic thinking, communication, transformational leadership, emotional intelligence, and negotiating skills will be soft skills that must be cultivated in order to fit in the fourth industrial revolution.

As we can see the digital economy is only a topic of value generation, economic development and competitiveness, to make it a reality in our companies and our countries it is vital to have technically trained professionals with the necessary skills in order to adapt to a very competitive market, which will leave behind countries, organizations and of course a large number of individuals.

You're welcome to be part of this exciting world, however it's up to you.


Oscar Javier Jiménez Yepes 
MBA Universidad Javeriana 
Twitter: @Inntegrity8
Facebook: Inntegrity onestopsite
Mail: jimenez.oscar@javeriana.edu.co


Find below the link of the Spanish version of this article
https://www.blogger.com/blogger.g?blogID=7667782876541115080#editor/target=post;postID=7244217696876203880;onPublishedMenu=allposts;onClosedMenu=allposts;postNum=0;src=postnam

ECONOMIA DIGITAL, UNA REALIDAD CON ALTO IMPACTO

“El que innova, empieza perdiendo, el que no innova, termina perdiendo”. Guillermo Beuchat




De acuerdo a Carmen Cuesta de BBVA Research, la era de la información empezó en la década de los 50 del siglo pasado, con la entrada en funcionamiento de los primeros ordenadores, que iniciaron el cambio de lo analógico a lo digital.

Sin embargo, es solo en las últimas dos décadas que se dieron los cambios radicales propiciados por las tecnologías de la información y las comunicaciones y que han llevado a nuestras sociedades a una verdadera revolución industrial.

Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), la economía digital se define como el resultado de un proceso de transformación desencadenado por las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC). Su revolución ha abaratado y potenciado las tecnologías, al tiempo que las ha estandarizado ampliamente, mejorando así los procesos comerciales e impulsando la innovación en todos los sectores de la economía (OCDE, 2015).

El impacto en la economía del mundo es algo realmente relevante, considerando que en los países del G-20 se espera que la economía digital genere 4.2 trillones de dólares para el año 2016. En Europa, podría aportar el 4% del PIB, en Colombia el 6.12% y en Estados Unidos ya representa el 6% del PIB. (Hacia una medición de la Economía Digital en Colombia, agosto de 2016).

En esta oportunidad, en lugar de referirme al hecho económico propiamente dicho, me referiré al impacto que tiene sobre las personas económicamente activas.

A comienzos de 2016, El Foro Económico Mundial estimó en siete millones de empleos los que se perderán en los quince países más grandes del mundo antes de 2020, este fenómeno es motivado por la automatización, la desintermediación y la redundancia de tareas y procesos.

También es de considerar en este análisis, la creación de nuevos puestos de trabajo en profesiones más técnicas y especializadas como las matemáticas, la ingeniería computacional y la arquitectura de sistemas tecnológicos.

Claramente, no todos los profesionales van a sobrevivir a esta selección natural motivada por la cuarta revolución industrial, por eso me parece de vital relevancia ilustrar cuales son las habilidades, formación y competencias que serán determinantes en este nuevo contexto laboral.

En la época actual estamos viviendo un veloz cambio tecnológico que afecta de manera dramática los modelos de negocios tradicionales, de ahí que se hagan necesarios expertos en analítica, inteligencia artificial, automatización, realidad virtual, Big Data, Minería de Datos; entre otros.

Técnicos en tecnología informática, especialistas en analítica, desarrolladores de software, filósofos, matemáticos puros; van a tener una muy importante contribución en la era digital. Ahora sí que podemos hablar de la “Venganza de los nerds”, que van a aparecer en la escena como los grandes privilegiados que todas las compañías quieren tener, y de discriminados y victimas de matoneo, van a ser considerados y a considerarse como los nuevos dueños de los escenarios laborales, lejos de ser unos personajes despreciados, pasaran a ser un orgullo al cual todos quieren pertenecer y unos pocos van a ser aceptados.

De otro lado, competencias como la flexibilidad serán muy apreciadas, profesionales que se adapten a cambios permanentes, que puedan ser útiles en variadas funciones y responsabilidades, que pasen de ser líderes a liderados haciendo parte de un equipo de proyectos, que no tengan dificultades para trasladarse a diferentes países y que se adapten con facilidad y rapidez a diferentes tipos de culturas.

En segunda instancia la capacidad y disposición para aprender y desaprender será crucial en la era digital, la tecnología, los modelos de negocio y la manera de hacer las cosas cambia tan dramática y rápidamente, que, si no se está en un proceso continuo de aprendizaje, se puede destruir la relevancia de la propuesta de valor en un abrir y cerrar de ojos.

El pensamiento estratégico, la comunicación, el liderazgo transformacional, la inteligencia emocional y las habilidades de negociación serán competencias blandas que se deben cultivar si se quiere encajar en la cuarta revolución industrial.

Como podemos ver la economía digital nos solo es un tema de generación de valor, desarrollo económico y competitividad, para hacerlo una realidad en nuestras empresas y nuestros países es vital contar con profesionales técnicamente entrenados y con competencias desarrolladas para adaptarse a un mercado muy competitivo, que dejará por fuera países, organizaciones y por supuesto una gran cantidad de seres humanos.

Estás bienvenido a ser parte de este excitante mundo, ahora depende de ti.

Oscar Javier Jiménez Yepes 
MBA Universidad Javeriana 
Twitter: @Inntegrity8
Facebook: Inntegrity onestopsite
Mail: jimenez.oscar@javeriana.edu.co

Encuentre anexo el link de la versión en inglés de este artículo
https://www.blogger.com/blogger.g?blogID=7667782876541115080#allposts

viernes, 15 de septiembre de 2017

DERECHO CORPORATIVO PARA EL SECTOR ASEGURADOR: LA SAS, LAS AGENCIAS DE SEGUROS y SU RELACIÓN CON EL CONCEPTO DE INNOVACIÓN



Los actores del sector asegurador ven a la innovación como un motor estratégico fundamental de su crecimiento. Es así como las compañías de seguros y sus intermediarios, actualmente están realizando un gran esfuerzo por generar valor compartido, por innovar en la relación con sus clientes y por incorporar herramientas tecnológicas a su propuesta de valor. Ahora bien, en este punto es pertinente analizar si las exigencias regulatorias constituyen un detonante para la falta de flexibilidad de la industria. Después de los esfuerzos realizados por el profesor Francisco Reyes Villamizar y otros destacados juristas, con el fin de introducir a Colombia la sociedad por acciones simplificadas (En adelante “SAS”), es natural que los intermediarios de seguros y específicamente las agencias, se pregunten si es procedente la realización de su actividad de intermediación por medio del mencionado vehículo societario. 


De acuerdo con el artículo 41 del estatuto orgánico del sistema financiero, las agencias de seguros solamente podrán ser dirigidas por personas naturales y por sociedades de comercio colectivas, en comandita simple o de responsabilidad limitada, conforme a las normas mercantiles vigentes sobre la materia. Asimismo el Concepto 2009045970-001 del 6 de julio de 2009 de la Superintendencia Financiera manifiesta de forma expresa lo siguiente:

“Previo lo anterior, procede concluir que no es procedente que “una agencia de seguros pueda tener como régimen societario la nueva sociedad por acciones simplificada”, en los términos descritos en su comunicación”.

De acuerdo con dicho concepto, en el ordenamiento jurídico colombiano las agencias de seguros tienen una limitación de tipo subjetivo ya que no es procedente utilizar la SAS para tales fines.  Ahora bien tal limitación, aparentemente encuentra su justificación en el amparo de los derechos de los asegurados, teniendo en cuenta que ante la asimetría en la relación contractual derivada del contrato de seguros, él estado se ve en la necesidad de imponer ciertos límites.

Al respecto es preciso citar la intervención de Fasecolda en la sentencia C-354 de 2009 cuyo magistrado ponente fue el Dr. Gabriel Eduardo Mendoza (Ex. 7498):

La especialidad en la dirección de las agencias de seguros que establece la norma demandada encuentra su fundamento en que tales tipos societarios facilitan el cumplimiento de la obligación de las compañías de seguros de garantizar la idoneidad de las agencias y con ello, protege en últimas los derechos de los clientes que adquieren pólizas de seguros y contribuye al buen funcionamiento del sector asegurador”.

Lo anterior básicamente tiene fundamento en que al no estar vigilados directamente por la Superintendencia Financiera las agencias de seguros, se hace necesaria una identificación personal y plena del intermediario o de los socios, efecto para el cual resultan más adecuadas las sociedades de personas que las sociedades por acciones. Este no es un concepto pacifico ya que hay quienes manifiestan que la exigencia es respecto de quien dirige la agencia y no de la estructura de la misma.

Respecto de lo anterior el Concepto 2006065802-004 del 23 de mayo de 2007 de la Superintendencia Financiera manifiesta lo siguiente:

La intención del legislador fue la de mantener con dichas formas societarias un intermediario cuyos socios tuvieran ciertas calidades y a la vez pudieran ser perfectamente identificables por terceros (…)”.

Ahora si bien la norma puede generar controversia, es cierto que en la práctica se priva a las agencias de seguros de la utilización de lo que desde mi punto de vista es uno de los grandes avances del derecho societario en Colombia. Lo anterior ya que a través de la SAS las agencias de seguros podrían tener sociedades con un solo accionista, podría tener responsabilidad limitada al monto de sus aportes, así como la flexibilidad operativa que ofrece la misma y que claramente aporta a la eficiencia organizacional.

El concepto de innovación no se limita a un área de la compañía, es un principio que debe estar inmerso en la cultura, en la estructura y en la estrategia de la organización. Es por ello que considero que se deben buscar caminos para flexibilizar industrias tradicionalmente rígidas.

Es justamente en este tipo de diserciones donde es de crucial importancia conformar al interior de la organización equipos multidiciplinarios conformados por áreas técnicas, comerciales y legales, todos en modo innovación, para que puedan ver desde diversos lentes, qué sería lo que más aportaria valor a todos los actores del negocio: clientes, autoridades y por supuesto compañias de seguros. En este caso, la innovación abierta, que consiste en traer prácticas externas e incluso de mercados diferentes al colombiano, son muy útiles en el momento de dar luces que permitan tomar los mejores elementos y construir modelos que sin reñir con la ley, generen mucho valor para todos los grupos de interes involucrados en esta dinámica empresarial.


ESTEBAN JIMENEZ M.
LLM Universidad de Minnesota
Esteban_jm@hotmail.com
Twitter: @Inntegrity8
Blog: 
http://actualidadnoticiasdeinteres.blogspot.com/





martes, 29 de agosto de 2017

PROFESIONALES DE LA ERA DIGITAL, EL GRAN RETO DEL MUNDO


“No puedes simplemente pedir a tus clientes que te digan lo que quieren e intentar proporcionárselo. Cuando lo logres, estarán pidiendo algo nuevo” Steve Jobs



Uno de los factores clave del éxito empresarial en la era digital es sin duda el talento humano y el gran reto pasará entonces por una educación de altísima calidad, el desarrollo permanente de habilidades y la destreza en el uso de la tecnología disponible y de la que vamos a disponer en un futuro muy próximo que marca la pauta de la actual revolución digital.

Desafortunadamente, la innovación se ha limitado en el empresariado y yo diría que, en el país, a áreas de I+D (Investigación y Desarrollo) y a desarrollo de nuevos productos y servicios. Se invierten altas sumas de dinero en estas áreas, que ingenian productos que en ocasiones son difíciles de comercializar y que no siempre generan valor para las organizaciones y los países donde operan.

La innovación no la podemos confundir con la creatividad, ya que la creatividad es parte fundamental de la innovación, pero no es innovación, la creatividad tiene que ver con la ideación, mientras que la innovación vuelve realidad la idea transformándola en una generadora de valor.

En este orden de ideas, darle su plena dimensión a la innovación será fundamental en la era digital, ampliar el concepto a todo el modelo de negocio y a sus componentes, definidos por Alexander Osterwalder en nueve bloques que van desde la propuesta de valor hasta el flujo de ingresos para una organización; de esta forma no solo vamos a tener grandes ideas sino también generadores de valor empresarial.

En todo este proceso de generación de valor, como lo anotaba al inicio de este artículo, la gente es la que va a marcar la diferencia y es el proceso de selección de personas lo que más influencia tendrá en hacer organizaciones exitosas y sostenibles en el tiempo.

No podemos seguir considerando características diferenciadoras como la edad o la experiencia en un sector específico de la economía, esto no permitirá procesos de innovación disruptivos, salirnos de la caja y traer a las organizaciones nuevas maneras de ver las cosas.

Soy un convencido de que las competencias que van a hacer la diferencia en los profesionales digitales son las siguientes:

Pensar diferente, me refiero a aquellas personas que hacen aportes que no se le ocurren al común de la gente, que cuando se les escucha en una discusión, se piensa “Esto que acabo de oír, jamás se me habría pasado por la mente”.

Flexibilidad, son profesionales que en un marco de valores están dispuestos a todo en pro del logro de los objetivos organizacionales, no importa que proyecto tengan en frente, si les toca irse a otro país, si hay cambio de jefes, accionistas, oficinas, entorno económicos y sociales, siempre se adaptan y sacan lo mejor de cada situación.

Pensamiento global, no ven las particularidades, ven todo el bosque en lugar de concentrarse en un solo arbolito, pueden ver lo que los demás no ven, son analíticos, concluyentes y muy orientados a la acción.

Solucionadores de problemas, para ellos los problemas son parte de la cotidianidad, procuran entenderlos, definirlos, descomponerlos y proponer soluciones que no son comunes, que son creativas y siempre accionables, viven en el mundo de la “solucionatica”, siempre plantean un plan de acción y transforman el problema en una oportunidad empresarial.

Finalmente, son las personas las que hacen realidad la generación de valor. La tecnología, los recursos físicos y financieros no generan valor por sí mismos, necesitan de personas para producir utilidad para la organización.

Por eso la importancia de hacer un cambio en el proceso de selección de personas, no hace la diferencia la edad de una persona, no hace la diferencia el tiempo o la permanencia trabajando en un sector de la economía, hay que romper con las viejas maneras de hacer las cosas y empezar a atraer profesionales que son afines a la tecnología y a lo digital, que piensan diferente, que son flexibles, globales y solucionadores de problemas, son ellos los que van a crear ventaja competitiva, a innovar y a generar el mayor valor para las organizaciones que están hoy por hoy enfrentando los retos de la era digital.



Oscar Javier Jiménez Yepes 
MBA Universidad Javeriana 
Twitter: @Inntegrity8
Facebook: Inntegrity onestopsite
Mail: jimenez.oscar@javeriana.edu.co